window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag(\'js\', new Date()); gtag(\'config\', \'UA-55799332-1\');
¿Cuánto importa el CV para conseguir un empleo?

¿Cuánto importa el CV para conseguir un empleo?

El CV habla del pasado, pero cuando se contrata, se hace pensando en el futuro. Con esto en mente, el CV no debería limitarse a incluir la vertiente profesional, sino incorporar también un perfil con características personales relevantes. Es decir: contar lo que somos capaces de hacer, de aportar a una organización, gracias a cómo somos. Hablar de nuestras competencias útiles, de aquello que nos identifica como personas y puede resultar de utilidad. ¿Qué potencial tiene una persona, aunque su experiencia laboral sea escasa? A menudo, tenemos más competencias de las que pensamos en nuestro fondo de armario. Por ejemplo, tomemos el caso de una persona que haya realizado una formación de grado, estudiado algún idioma y se haya familiarizado con la informática. Más allá de los conocimientos adquiridos, se puede destacar que es capaz de enfrentarse a retos (exámenes), busca potenciar su capacidad de aprendizaje (informática) y mirar más allá de sus fronteras (idiomas). También puede decirse que es una persona con flexibilidad, iniciativa y sin miedo a tomar nuevos caminos. La mayoría de los CVs son un resumen de lo que fuimos, dejan fuera a esa caja llena de valores que es la persona. Algunos los utilizaremos muy a menudo y otros con menor frecuencia, pero la combinación de todos nos ayudará a abrir la puerta que nos propongamos. Selección por competencias “El expediente académico no sirve para nada”, afirma tajante el responsable de Recursos Humanos de Google en una entrevista para The New York Times. La razón es que, pasados dos o tres años, nuestra habilidad para desempeñar tareas no tiene nada que ver con los...
“Si compites por precio,  al final te vas a quedar fuera”

“Si compites por precio, al final te vas a quedar fuera”

Cuarenta años en la industria del mecanizado en el Txorierri dan para fabricar muchas piezas. El trabajo que iniciaron en Sondika Miguel Ángel y José Ignacio, fundadores de Talleres Mufer, lo continúan ahora Aitor y Jon, hijos y sobrinos. “Desde limpiar los baños hasta barrer la viruta”, recuerda sobre sus inicios en la empresa familiar Aitor Fernández Beitia, actual gerente. Su hermano Jon se ocupa de la atención a clientes y de la jefatura de producción. Hoy, Talleres Mufer emplea a 13 personas y factura cerca de 835.000 euros. Se dedica a fabricar piezas mecanizadas para utillaje aeronáutico, acerías, sectores petroquímico y energético, y plantas de producción diversas. Trabaja para Aceros Inoxidables Olarra, ITP, Sener y Petronor, entre otras empresas. Competir con calidad Su mercado ha ido variando con las décadas, y actualmente exige una postura comercial más activa, tanto en el entorno del Txorierri como más allá. “Si compites por precio, al final te vas a quedar fuera. Siempre va a haber alguien más barato”. Por eso, su estrategia se centra en la entrega en plazo y la calidad. “La empresa sabe que está pagando más, y su exigencia va a ser también mayor”, apunta Aitor. Mantener la competitividad exige reinvertir parte de los beneficios en la propia empresa, especialmente en nuevas herramientas tecnológicas y en la formación necesaria para utilizarlas de manera eficiente. Por ello, Aitor procura estar al tanto de los eventos que se programan en Bizkaia alrededor de la llamada Empresa 4.0. “Es bueno pararse a ver qué hay detrás de los correos que se reciben, a veces surgen oportunidades interesantes”. Relación pyme con gran...